+54 381 4629458 mercedes@socialfly.com.ar

Retargeting una estrategia de marketing de alto impacto y bajo costo para pequeños negocios. La forma de aumentar tus ventas con Facebook y Google AdWords.

¿Cómo hacen muchas empresas para que sus anuncios aparezcan una y otra vez después que visitamos la página de un producto o servicio? La respuesta es el “retargeting” (o “remarketing”).

¿Qué es retargeting? Una técnica (relativamente) fácil de implementar, para aumentar las chances de concretar ventas a los usuarios que visitaron tu sitio web pero no compraron en la primera ocasión.

Para aquellos que no conocen la técnica (aunque todos la vemos en la práctica todos los días). Cuando navegamos Internet y vemos aparecer por todas partes anuncios de productos o servicios sobre los que hemos hecho alguna búsqueda muy recientemente, es porque esa empresa está haciendo retargeting. Tanto Google AdWords como Facebook Ads (las herramientas de publicidad de los dos gigantes de Internet) permiten implementar campañas usando esta técnica. Y los costos hacen que sea posible para cualquier pequeña empresa o emprendedor independiente.

Tanto si realizas campañas de Google AdWords como de Facebook Ads, el retargeting está disponible para ti sin ningún costo extra. De paso, los términos “retargeting” y “remarketing” son sinónimos. Facebook lo llama “retargeting” (que es el término más universalmente usado por los profesionales del marketing), en tanto Google prefiere “remarketing”.

Es importante entender, conceptualmente, que el retargeting es, como el término lo indica, “volver al mismo target”, es decir, dirigir nuestras campañas a un mismo público objetivo. Estamos pensando, entonces, en un público que ya ha interactuado con nosotros en algún momento pasado.

Nuestro marketing digital, entonces, tiene que tener en mente dos momentos: en primer lugar, el de generar un primer contacto con todo un universo de personas que todavía no nos conocen; y, en segundo lugar, el del retargeting, orientado a recordarles que estamos aquí para ayudarles a resolver aquella necesidad por la que se acercaron a nosotros en un primer momento.

Hay dos lugares, básicamente, donde puede ocurrir ese primer momento: en nuestro sitio web, o en nuestra página de Facebook. Entonces, ¿qué es retargeting desde este punto de vista? Es volver a dirigir nuestras campañas hacia aquellos usuarios que interactuaron en el pasado con nuestro sitio web o con nuestra página en Facebook

 

CÓMO SACARLE MAYOR PROVECHO

Allí es cuando el retargeting comienza a desplegar toda su potencia. Porque, como sabemos, las personas no compran inmediatamente, la primera vez que visitan la página de un producto. Siguen investigando y comparando con otras opciones. Entonces nuestras chances de concretar una venta (o de ganar un nuevo cliente) van a crecer de manera exponencial si logramos estar “en la vidriera” durante los días siguientes a esa primera visita.

Cuando Facebook nos propone, entonces, definir el público o la audiencia de nuestras campañas, una muy buena campaña de retargeting será aquella que define como público a las personas que visitaron una página específica de nuestro sitio web en el pasado reciente. Entonces, cuando nos preguntamos qué es retargeting, tenemos que pensar en dos momentos: primero, generar tráfico (visitas) a una página específica de nuestro sitio web (la que ofrece un producto puntual); y, posteriormente, decirles todos los días “¡Hey, no te olvides que yo tengo eso que estás necesitando o deseando!”.

Para aumentar sus ventas, todo negocio online necesita conseguir leads.

Remarketing

Las listas de remarketing son otra poderosa herramienta que no podemos dejar de tener en cuenta para convertir visitas abandonadas en leads. Colocando en todas las páginas webs de nuestro sitio web o aplicación móvil un píxel de seguimiento tenemos la posibilidad de volver contactar a aquellos usuarios que nos han visitado en el pasado. ¿De qué manera? Mostrándoles más tarde en Google o Facebook anuncios relevantes que los atraigan nuevamente hacia nuestro negocio online.

Es decir, cuando un usuario visitó nuestro sitio pero no interactuó con nosotros, el remarketing nos dará una segunda oportunidad para conquistarlo definitivamente. Podemos crear, por ejemplo, una lista para aquellos que visitaron una categoría de productos determinada en nuestra tienda, o bien para los que llegaron a añadir un artículo al carrito de compras, pero lo abandonaron antes de tiempo.

Para comprobar que los píxeles de seguimiento han sido implementados de manera correcta, existen herramientas como Facebook Pixel Helper y Tag Assistant by Google que pueden ayudarnos a sacarle el máximo provecho a nuestra estrategia de remarketing.

Pop-ups

Los pop-up siguen siendo una de las técnicas más utilizadas cuando lo que se busca es conseguir el correo electrónico de alguien que ha visitado nuestro sitio. Sin embargo, cuando esta herramienta no es utilizada de manera correcta, su efecto puede ser contraproducente.

Por ejemplo, al mostrarle una ventana emergente a alguien que acaba de ingresar a nuestro sitio, y que todavía no ha tenido la posibilidad de recorrerlo, probablemente tengamos pocas posibilidad conseguir su dirección de mail. Por ello, siempre es aconsejable esperar algunos segundos (entre 7 y 15 aproximadamente) antes de solicitarle un dato personal al usuario que recién está interiorizando con la propuesta de nuestra marca.

Pop up de salida. Esta ventana emergente se activa solamente cuando el cursor se desplaza hacia la parte superior del buscador, lo que indica que el visitante ya ha tomado la decisión de abandonar la página en la que se encuentra. Por lo tanto, es un tipo de pop-up recomendado para los que busquen captar leads, pero sin dejar de ofrecerle al usuario una experiencia de navegación sin interrupciones.

Incentivos. Independientemente de su formato, para que cumplan con su cometido y nos ayuden a llevar a cabo nuestra estrategia de captación de leads, es importante que los pop-up cuenten con un diseño efectivo y con un copy atractivo que impulse a los visitantes a registrarse.